El juez Flores rechazó el pedido de desalojo de la estancia de la familia Etchevehere

  • Redaccion
  • 24 octubre, 2020
  • Comentarios desactivados en El juez Flores rechazó el pedido de desalojo de la estancia de la familia Etchevehere

Por Juan Cruz Butvilofsky (*)

El juez subrogante de La Paz, Raúl Flores, resolvió rechazar la medida cautelar interpuesta por la querella de Rubén Pagliotto en representación de la empresa familiar Las Margaritas SA, cuyo pedido fue acompañado por el Ministerio Público Fiscal (MPF) a cargo de Oscar Sobko.

El magistrado realizó diversas explicaciones que justifican su decisión. Se destaca dentro de la argumentación que de la prueba aportada por la querella se desprende que Dolores Etchevehere posee fehacientemente una parte de la estancia Casa Nueva, epicentro del conflicto a raíz de la decisión de la mujer de donar parte de su herencia al Proyecto Artigas que tiene como principal referente a Juan Grabois a nivel nacional.

Citó el acuerdo firmado por las partes en agosto del 2018, que fue aportado por Pagliotto como prueba y afirmó: “Este acuerdo familiar donde desde Las Margaritas SA ‘se le cede a Dolores Etchevehere 129 hectareas del campo Casa Nueva (una fracción del total), fue refrendado en asamblea societaria de la SA el día 14 de septiembre del 2018”.

En relación a esto, Flores señaló que la querella no especificó que parte del terreno había sido “usurpado” por los demandados. Es por eso que a Dolores Etchevehere no le impide nada permanecer en el lugar con la gente que desee invitar, algo que también rige para sus 3 hermanos (Luis Miguel, Juan Diego y Arturo Sebastián) como a su madre Leonor Barbero Marcial.

Este estado de situación impone una necesidad de que la Justicia actúe, sobre la cuestión de fondo, con mayor celeridad porque las dos partes tienen derechos sobre parte de una extensa estancia en el marco de un conflicto político que mantiene la tensión inicial.

Además, el magistrado indicó que el acuerdo citado con anterioridad debe ser validado por la causa que está en el fuero Civil ya que “la defensa técnica ya afirmó que no” y que en el caso de que no sea válido, Dolores Etchevehere “pagando el mutuo tiene o tenía la posibilidad de recuperar las acciones que supeustamente había cedido”. Cabe recordar que según dicho acuerdo establece que Dolores le cedió su parte a la empresa Mirus SA.

Otro de los puntos señalados por el juez Flores, contra los argumentos de la querella, tiene que ver con lo señalado por la familia Etchevhere respecto al ingreso de su hermana y los militantes del Proyecto Artigas. En la medida cautelar presentada, los demandantes y fiscalía habían asegurado que el ingreso ocurrido el 15 de octubre en horas del mediodía había sido mediante el uso de la violencia y el engaño.

Sin embargo, para el magistrado esto no fue así: “El medio comisivo señalado sindicado por Fiscalía que consitía en el ingreso de 40 personas que intimidaron a los trabajadores rurales de Las Margaritas, por su número, pero sin indicar ni probar la fiscalía otro hecho violento más que el número de personas; y que alguno de estos les habrían dicho ‘que de ahora en más realizarían un determinado tipo de tareas’ y que hasta un determinado límite del campo podrán moverse en adelante, lo que les infundió temor”, citó el juez Flores.

“Que al haber aclarado el señor fiscal que el ingreso al establecimiento en realidad fue pacífico y sin violencia, por haberse atravesado el guarda-ganado para ingresar al campo desde la ruta, que permanece abierto y sin obstáculos al libre acceso, a la par de haberse descartado el suo de cualquier tipo de armas en las denunciadas amenazas; ello permite descartar el hecho típico de la violencia en la usurpación del inmueble, ya que el ingreso de 40 personas que acompañaban a Dolroes Etchevehere no fue acompañado por prueba alguna de que alguno de ellos haya desplegado violencia o algún tipo de amenazas contra los empleados rurales, más allá de señalar el fiscal la ‘incomodidad’ de ese número elevado de personas acompañando a la heredera”, aseveró el fallo judicial.

El segundo elemento señalado, es respecto al presunto engaño utilizado por Dolores al ingresar al predio. Según la demanda, la mujer engañó a los empleados del lugar diciendo que era heredera y que esto sería mentira. El juez, en este sentido, expresó: “Cabe preguntarse en que consiste o consistió el ‘engaño’, ya que la señora dio su nombre y apellido sin ambages, y colos empleados saben que los patrones son la familia Etchevehere, aunque nunca hayan visto o conocido a la totalidad de los hermanos o familiares”.

“Por su parte, darse también a conocer como ‘heredera’, es lo que la propia Fiscalía probó en la audiencia con la declaratoria de herederos que le enviara el Juez Civil N°7 (Martín Furman) a cargo del sucesorio y donde fuera declarada también heredera Dolores Etchevehere. No hubo tal engaño en el proceder de la mencionada, no invocó ella a su ingreso al campo ni más ni menos de lo que es: una Etchevehere, heredera de don Luis F. Etchevehere”, fustigó Flores.

A %d blogueros les gusta esto: